domingo, abril 16, 2006

6

a 5 minutos luz

Mi taza de café es una turbina. No hay nada más esta tarde. No espero nada más de esta tarde…
Mi mano finge estar sudorosa al jugar con el humo de la taza turbina.
Yo solo quiero que se me baje el miedo, la frustración de no haber demolido el botón. Demoler el drive thru. Subirme de la mano del café, decepcionarle al frio.
Tal vez… si no estuviera solo.
De nuevo doy un pazo… fragile left… de nuevo doy un paso más a quererme menos, ni siquiera me imagino lo que pueda pasar el instante después de aplastar el botón.
Quién estará al otro lado de la corriente eléctrica.
Tal vez si no estuviera solo…

No hay comentarios.: