viernes, agosto 25, 2006

arrepío

El portugués tiene esta palabra "arrepío" para describir lo que nosotros llamamos como "erizada de todos los pelos del cuerpo", pero el arrepío no es solo eso, es además esa sensación eléctrica en la espalda y las mariposas en el estomago y ese ligero sudor frio, es mucha cosa. Hablo de esta palabra, porque en estos días no había podido sentir que estoy en otro lugar, se me había diluído la sorpresa, quizá porque São Paulo siempre fue como una segunda casa, siempre sentí gran familiaridad con estas tierras. Entonces, pensaba que no iba a llegar a sentirme volado con la ondita que rola por aquí, pero hoy, cuando salía de entrenar, iba por la Av. Paulista, que es quizá la calle mas alucinante de America, por la mezcla poco equilibrada de todo, desde opulencia y arte hasta desorden y miseria, es una sisntesis poco clara (de decodificar) de lo que es Brasil; cuando de pronto sentí el arrepío, ver toda la gente, en pintas diversas y locas, los barzinhos, la publicidad y los megaedificios, la gente, la inmensa cantidad de gente pululando por la calle y hablando fuerte, lo charmoso de las y los paulistanos, el grafiti y de nuevo las luces, los restaurantes a rebosar, y el hecho de saber que acá a las 10 post mortem ni siquiera sueña con despertar la noche, imaginarme luego el posible reventon y la caminata al amanecer, siemre hyper, porque São Paulo es cualquier cosa menos lenta, es vertigo y retrovertigo al mismo timpo. Aquí uno siente que la ciudad puede desmoronarse encima de uno sin problema, maldita sea... esto es GODDAMN CITY y está empezando a meterseme en las venas con todo y sus 18 millones de habitantes.
Seguiré reportando. Por lo pronto estoy más vivo que ayer.

2 comentarios:

LA Gaby dijo...

Odio no poder sentir el "arrepio" en Quito!!! Suerte la tuya de estar allá tan lejos donde esas sensaciones deliciosas se pueden sentir.

Aunque creo... que no tienes que levantarte de una cama de dos plazas y media, y aún así poder sentirte así.

F dijo...

Panita arrepiado!!! Así nos oca ser felices a los non-mortales: tu eres são paulo.